Tecnologías Asistivas Abiertas: Mejorando la vida de personas con discapacidad

¡Descubre cómo la tecnología está mejorando la vida de las personas con discapacidad en esta fascinante charla TED! Te contaré todo lo que aprendí, ¡no te lo puedes perder!

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo algo que acabo de descubrir en un video de una charla Tedx. Se trata de una historia inspiradora sobre cómo la tecnología puede ayudar a generar empatía y cambiar vidas. El protagonista de esta historia se llama Lucas, y su experiencia nos muestra cómo podemos utilizar la tecnología asistiva para brindar apoyo a las personas con discapacidad.

El primer signo de una civilización

La charla comienza con una interesante reflexión sobre el primer signo de una civilización. Según la antropóloga Margaret Mead, no son los anzuelos o las piedras afiladas lo que demuestran el avance humano, sino un fémur roto y cicatrizado. Este hueso evidencia que alguien estuvo allí para ayudar a esa persona herida, protegiéndola del peligro y cuidándola. Es decir, el primer signo de civilización es la ayuda mutua ante la necesidad.

Lucas: Un ejemplo real

Ahora te presentaré a Lucas, un niño ciego desde su nacimiento. Además de su ceguera, tenía dificultades para leer y escribir en braille debido a un problema en sus dedos. Esto le impedía avanzar en sus estudios ya que le exigían saber leer y escribir para pasar al siguiente grado escolar.

Pero aquí entra Diego Beltramone, un informático que decidió trabajar junto a Lucas para encontrar una solución tecnológica que le permitiera aprender y comunicarse mejor. Juntos crearon un teclado especial con texturas grandes que Lucas podía percibir y tocar. Este teclado se conectaba a una computadora que le hablaba lo que Lucas escribía.

Leer también:  La alpaca: aliada contra el cáncer

El resultado fue sorprendente: en solo un mes, Lucas pudo avanzar de grado gracias a esta tecnología asistiva. Y lo más increíble es que, hasta el día de hoy, con 28 años, sigue utilizando el mismo teclado para consultar redes sociales, leer noticias y comunicarse con sus amigos.

Tecnología Asistiva: Más allá de la informática

A partir de esta experiencia exitosa con Lucas, Diego comprendió la importancia de trabajar en equipo y colaborar con profesionales de diferentes disciplinas para desarrollar tecnologías asistivas más efectivas. No basta solo con la informática y la electrónica; también es necesario involucrar a kinesiólogos, terapistas visuales, ocupacionales e incluso diseñadores industriales y mecánicos.

La tecnología asistiva abarca elementos cotidianos como bastones para personas ciegas o sillas de ruedas, pero también incluye audífonos o prótesis. Estos elementos son fundamentales para mejorar la calidad de vida de las personas en situación de discapacidad.

El desafío: Acceso a la tecnología

Aquí viene el desafío: según datos recientes, más del 15% de la población mundial vive en situación de discapacidad. Esto representa más de mil millones de personas en todo el mundo. Es difícil imaginar esa cantidad tan grande si no nos detenemos a pensar en ello.

Pero hay algo aún más preocupante: gran parte de estas personas no pueden acceder a las tecnologías asistivas debido a la pobreza en la que se encuentran. La discapacidad genera pobreza, y la pobreza genera más discapacidad, creando un círculo vicioso difícil de romper.

Ante esta realidad, Diego propone generar redes de colaboración para compartir conocimientos y recursos. Además, promueve la difusión de proyectos de tecnología asistiva de bajo costo o gratuitos. Pero hay una idea aún más poderosa: el código abierto.

Leer también:  Cómo el cerebro nos ayuda a sobrevivir y encontrar equilibrio

El poder del código abierto

El concepto del código abierto consiste en publicar proyectos con todas sus características para que otras personas puedan copiarlos, replicarlos e incluso mejorarlos. Esto ha sido especialmente exitoso en el campo de la impresión 3D y las prótesis. Personas altruistas comparten sus diseños para que otros puedan imprimir y donar prótesis a quienes las necesitan.

Pero Diego va más allá y nos invita a imaginar un entorno colaborativo donde las personas con discapacidad pueden plantear sus necesidades y los “makers” (personas con habilidades técnicas) desarrollan tecnologías asistivas específicas para ellos. Otros makers toman esos proyectos, los mejoran y los comparten nuevamente para beneficiar a una mayor cantidad de personas.

Un llamado a la acción

Este video me ha dejado pensando en todo lo que podemos hacer por los demás si nos involucramos activamente en generar soluciones inclusivas y accesibles. Imagina formar parte de una comunidad abierta, inclusiva, empática y cooperativa donde todos trabajamos juntos para mejorar la vida de las personas en situación de discapacidad.

La tecnología asistiva tiene el poder de cambiar vidas y generar empatía. A través del trabajo interdisciplinario y el código abierto, podemos desarrollar soluciones accesibles y económicas para las personas con discapacidad. Es hora de unirnos, compartir conocimientos y recursos, y construir un mundo más inclusivo donde todos tengan la oportunidad de vivir plenamente.

¿Te sumas a este desafío?

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.