Tejiendo nuevas redes: el poder de la comunidad costera

¡Descubre cómo Mariana Ríos transforma una comunidad costera mientras defiende los derechos de los pescadores!

En un pequeño rincón de pescadores, entre el balneario Thompson y el puerto de la ciudad de Paraná, se encuentra Puerto Sánchez. Este lugar es único gracias a su naturaleza, sus barrancas, su flora y fauna autóctona. Es aquí donde nací y crecí, alimentada por el pescado que abunda en estas aguas.

Puerto Sánchez ha sido fuente de inspiración para músicos, poetas, escritores y pintores. Desde los emblemáticos Linares Cardozo con su canción “Cuna Costera”, hasta Jorge Mendes, nuestro embajador cultural con su canción dedicada a este lugar. Las canciones sobre Puerto Sánchez son muchas y todas ellas hermosas.

Pero lo mejor que tiene este lugar no son solo sus paisajes o sus canciones, sino su gente. Los pescadores y costeros son quienes preservan la cultura y tradiciones de este lugar. Son personas trabajadoras que valoran el esfuerzo y respetan a los mayores. Yo misma he vivido en carne propia el sacrificio que implica ser pescador: los largos días bajo el sol buscando curvas arrastrando carnadas en lagunas calientes; los mosquitos incesantes al atardecer; vivir sobre una canoa convertida en un pequeño monoambiente donde se trabaja, se repara herramientas pero también se cocina, come y descansa.

Sin embargo, me molesta cuando le regatean el precio del pescado sin tener idea del costo de las herramientas necesarias para la pesca: anzuelos, tanza o remos; ni tampoco saben lo caro que resulta mantener una canoa o motor en buen estado.

Y lo que más me ha dolido y molestado es cuando nos acusan de inundarnos a propósito para recibir ayuda. Nada más lejos de la verdad. Hemos trabajado día y noche llenando bolsas con grasa, arena, escombros, palos y piedras para evitar que el agua ingrese a nuestras casas. No queremos que haya un solo inundado ni evacuado.

Leer también:  Cómo ser un activista cotidiano y cambiar el mundo

Además, hay quienes piensan que erradicar a los costeros es la solución. Pero nosotros hemos resistido esa idea porque sabemos lo importante que somos para mantener viva nuestra cultura y preservar el recurso de la pesca. Por eso, nos hemos dedicado a mostrar Puerto Sánchez al mundo. Organizamos exposiciones de herramientas de caza y pesca donde los pescadores pueden compartir sus vivencias en el río y hablar sobre su conocimiento del comportamiento de las especies.

También organizamos festivales con música y poesía acorde a nuestra cultura ribereña. Tenemos carreras de canoas donde los pescadores demuestran su destreza en el río, cursos de mojarreros para enseñar cómo utilizar las redes en las canchas de arrastre.

Todo este conocimiento ha sido trasvasado y preservado con respeto y cariño. Nos une el amor por nuestro lugar en el mundo, por nuestra forma de vida, por nuestras raíces tan profundas.

Incluso después de la devastadora creciente del 2016 que dejó a Puerto Sánchez en ruinas, nos juntamos como vecinos para realizar ferias gastronómicas con platos típicos elaborados a base de pescados. Cada uno podía ofrecer su especialidad: empanadas, pescado frito, y así le dimos valor agregado a nuestro trabajo de pesca. Hoy contamos con varios comedores y quinchos que ofrecen estos sabores costeros casi todos los días, generando empleo y atrayendo al turismo.

Cuando piensen en Puerto Sánchez, no solo piensen en su paisaje o en su canción. Piensen en su gente, en los pescadores que se esfuerzan cada día sin perder sus raíces. Piensen en el pescador que llevan dentro y salgan a navegar por ese río de oportunidades que la vida les ofrece.

Leer también:  Descubriendo la verdadera perfección: El lado oculto de los influencers

En resumen, la charla Tedx me ha mostrado la importancia de valorar y amar lo que conocemos. Los pescadores y costeros de Puerto Sánchez son un ejemplo de perseverancia, trabajo duro y amor por sus raíces. Han resistido las dificultades económicas e inundaciones para mantener viva su cultura y preservar el recurso de la pesca. Nos invitan a reflexionar sobre nuestra propia naturaleza interna como pescadores de nuestras propias oportunidades. Así como ellos se levantan cada día para enfrentar los desafíos del río Paraná, también nosotros podemos levantarnos una vez más cuando las cosas se pongan difíciles.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.