Transformando la desigualdad laboral en jóvenes: claves para el cambio

¿Quieres transformar la desigualdad de los jóvenes en el mercado laboral? Descubre las claves en la fascinante charla de Rosa Vázquez Dichas en TEDx.

Hola, ¿cómo estás? Hoy quiero compartir contigo una charla Tedx que acabo de ver y que me dejó realmente impactado. Se titula “Generación Bumerán: La lucha de los jóvenes por la independencia laboral” y está a cargo de Rosa Vázquez Dichas.

La generación bumerán

Rosa comienza su charla hablando sobre las diferentes formas en las que se ha intentado definir a las generaciones actuales de jóvenes. Desde los icetas hasta los millenials, hay tantos nombres que resulta confuso. Pero ella encontró un concepto que cree que nos define con mayor precisión: la generación bumerán.

¿Por qué bumerán? Porque somos esos jóvenes que parecía que después de graduarnos conseguiríamos trabajo, pero terminamos volviendo al punto de partida, regresando a casa de nuestros padres sin dinero ni empleo estable. Rosa tiene 24 años y ya ha pasado por la universidad, un máster, cursos especializados y prácticas no remuneradas o mal pagadas.

Pero este problema no solo afecta a nuestro colectivo joven, también preocupa a nuestros padres y abuelos. Todos soñaron con un futuro mejor para nosotros, pero nos encontramos inmersos en una realidad precaria e incierta.

El problema estructural

Rosa investigó más allá para comprender si este problema era solo personal o también tenía raíces estructurales. Descubrió datos alarmantes: solo el 19% de los jóvenes logra emanciparse antes de los 30 años. ¿Cómo es posible que el 80% de nosotros no pueda independizarse antes de esa edad? Y la pandemia solo ha empeorado las cosas, con un 1 de cada 6 jóvenes perdiendo su empleo debido a la crisis del COVID-19.

Leer también:  Desenmascarando el miedo: Orígenes masculinos de las brujas

Vivimos en una sociedad democrática y libre, pero ¿realmente tenemos las condiciones para ser independientes? La libertad también implica autonomía, pero en esta situación de precariedad laboral, nuestras vidas están controladas por otros. Rosa menciona un amigo que consiguió trabajo sin remuneración y sin horario fijo. Estamos en la edad de ser explotados, nos dice ella.

Esta realidad nos ha convertido en jóvenes sumisos, sin ser conscientes de ello. No hay un enemigo visible al que enfrentarnos, sino múltiples adversarios que parecen invisibles. Nos hemos convencido tanto de que no hay solución que hemos perdido toda energía para intentar cambiarlo. ¿Por qué nos han hecho creer esto? ¿Es porque nuestro pensamiento está anulado o porque creemos que no importa?

La historia del cambio

Rosa comparte una historia personal para demostrar cómo podemos lograr cambios cuando realmente creemos en ellos. Durante unas prácticas, ella y sus compañeros se dieron cuenta de que el proyecto asignado no tenía nada que ver con lo acordado previamente.

No se conformaron con la situación y decidieron movilizarse. Convencieron a aproximadamente el 70% del grupo para presentar una queja formal argumentando su descontento y proponiendo soluciones razonables.

Al principio hubo temor de represalias, pero al final lograron cambiar el proyecto por uno que se ajustaba a sus expectativas. Esta experiencia les enseñó que, paso a paso y persona a persona, podemos movilizar un cambio extraordinario.

La escalera del cambio

Rosa menciona la “escalera del cambio”, un proceso diseñado por autores como Pedro Ibarra para analizar la intervención de los movimientos sociales en las políticas públicas. Este proceso busca dar repercusión a cada fase y encontrar nuevas formas de dirigir cambios desde la sociedad.

Leer también:  Combatiendo la xenofobia en Colombia: Campaña Somos Panas de ACNUR

Aplicando esta escalera al problema de los jóvenes en el mercado laboral, Rosa nos invita a adoptar una actitud de cambio constante frente a las injusticias que vivimos. No debemos normalizar lo que no es normal para nosotros.

También nos anima a establecer metas cortas y alcanzables, comenzando por pequeñas cosas y dialogando con otros jóvenes para identificar qué queremos cambiar. Debemos creer en el cambio y confiar en que es posible. Y finalmente, llevarlo a la práctica mediante acciones reales.

No seamos indiferentes

Rosa concluye su charla invitándonos a pensar en situaciones injustas que nos afectan personalmente y compartirlas con otros. A través del diálogo y la movilización colectiva, podemos negociar con aquellos que tienen el poder de cambiar las cosas.

Nos recuerda una cita de Martin Luther King: “No me duelen los actos de la gente mala, me duele la indiferencia de la gente buena”. No seamos indiferentes ante la precariedad laboral y la desigualdad que enfrentamos como jóvenes. No seamos indiferentes ante cualquier pequeño problema que queremos cambiar.

Con acciones reales, podemos construir un mundo en el que los jóvenes sean dueños de su propia vida. Aunque parezca difícil, cada uno de nosotros puede marcar la diferencia. Si todos nos unimos y trabajamos juntos, lograremos transformar nuestra realidad.

Rosa Vázquez Dichas nos presenta una perspectiva valiente sobre el desafío de los jóvenes para alcanzar la independencia laboral. Nos muestra cómo podemos movilizarnos y lograr cambios a través del diálogo, la negociación y la acción colectiva.

Debemos adoptar una actitud de cambio constante, establecer metas cortas y alcanzables, creer en el cambio y llevarlo a la práctica. No debemos ser indiferentes ante las injusticias que enfrentamos como jóvenes ni conformarnos con una realidad precaria e incierta.

Leer también:  Equidad de Género en la Educación: Descubre nuevas formas de ver el mundo

Cada uno de nosotros tiene el poder de marcar la diferencia. No permitamos que nos conviertan en ciudadanos sumisos sin voz ni voto. Luchemos por nuestro futuro y construyamos juntos un mundo en el que podamos ser dueños de nuestras propias vidas.

Recuerda: si todos barremos la esquina de nuestra casa, conseguiremos que todo nuestro barrio esté más limpio.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.