Vida sin basura: cómo reducir tu huella de basura

Descubre cómo reducir tu producción de basura con Charlotte Bezié en su charla TED. Aprende a ser un #AmbientalistaImperfecto y toma medidas concretas para cuidar el medio ambiente.

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo una experiencia que tuve hace algunos años en un campamento. Fue en ese momento cuando me di cuenta de todo lo que la naturaleza puede ofrecernos y viví una aventura emocionante. Todo comenzó cuando conocí a Laurent Singer, una chica con un blog llamado “Trash Experts”. Ella demostraba cómo podía reducir toda su basura a un frasco de vidrio. No podía creerlo, ¿cómo era posible? Decidí embarcarme en la misión de hacerlo yo misma.

Me di cuenta de la cantidad gigantesca de basura que generaba cotidianamente al hacer compras normales en el supermercado. Por ejemplo, algo tan simple como un sándwich generaba residuos: pan envuelto en plástico, jamón y queso empacados individualmente, lechuga desinfectada también en bolsa plástica. No había sido consciente del impacto ambiental que tenía mi estilo de vida.

Fue entonces cuando decidí cambiar mi forma de consumir y empecé a buscar alternativas para reducir mi generación de basura. Empecé por encontrar una panadería donde pudiera comprar pan sin envoltorio plástico y llevaba mi propia servilleta para evitar las bolsas desechables. Poco a poco fui haciendo cambios similares con otros productos como el jamón y el queso.

Descubriendo nuevas opciones

A medida que avanzaba en este proceso, me di cuenta de que necesitaba explorar lugares diferentes para hacer mis compras diarias. Los supermercados estaban llenos de productos empacados individualmente, así que comencé a visitar mercados locales y tiendas de barrio. Descubrí que muchas veces las soluciones más sostenibles ya existían, solo necesitaba preguntarle a mi abuela o buscar en la sabiduría tradicional.

Leer también:  Superando límites: Cómo lograr el éxito personal con Priscila Ontiveros

Al reducir mi generación de basura, también empecé a enfrentarme al reto de los residuos en el baño. Me di cuenta de la cantidad de envases plásticos que utilizaba para champú, acondicionador y jabones líquidos con microesferas exfoliantes. Decidí cambiarlos por alternativas sólidas como champú y acondicionador en barra, además de utilizar jabones artesanales sin envoltorio.

El desafío de la alimentación

Pero no todo se trataba solo de compras y productos para el hogar. También me encontré con el desafío de reducir mi impacto ambiental relacionado con la alimentación. Me preocupaba cuánta agua se requería para cultivar alimentos como soja o trigo, que luego eran consumidos por animales antes de llegar a nuestra mesa.

Comencé a introducir más alimentos vegetales en mi dieta y reduje mi consumo de productos animales. Cada persona tiene su propio proceso y no es necesario etiquetarse con términos específicos si no te sientes cómodo con ellos. Lo importante es tomar decisiones conscientes sobre lo que comemos y entender cómo nuestras elecciones afectan al medio ambiente.

No desperdicies nada, ni siquiera el tiempo

A lo largo del camino, también aprendí una lección valiosa: no desperdiciar nada, ni siquiera el tiempo. Me di cuenta de que pasaba mucho tiempo en mi celular, en redes sociales o viendo series. Esto me impedía cocinar y hacer todas las cosas que quería hacer. El tiempo es un recurso invaluable y no podemos permitirnos desperdiciarlo.

Aprendí a aprovechar al máximo mi tiempo, planificar mis compras, cocinar mis comidas y disfrutar del proceso. También puse un huerto en casa para cultivar mis propias verduras, lo cual fue una experiencia maravillosa.

Leer también:  Filosofía en la Calle: Reflexiones y Experiencias

Este viaje hacia la reducción de basura ha sido todo un juego interminable. He descubierto que cada pequeño cambio puede tener un gran impacto en el medio ambiente. Desde hacer compras conscientes hasta encontrar alternativas sostenibles para los productos del baño y explorar opciones más saludables en la alimentación.

No se trata solo de seguir reglas estrictas, sino de divertirse y encontrar soluciones creativas para vivir de manera más sostenible. Cada uno tiene su propio ritmo y sus propias herramientas para lograrlo. Recuerda que solo tenemos una vida y debemos aprovecharla al máximo mientras cuidamos nuestro hogar: el planeta Tierra.

¡Gracias por acompañarme en esta aventura!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.