Vive al máximo: Descubre cómo aprovechar la vida

¿Sabías que hay personas capaces de correr más de 50 kilómetros por montañas escarpadas? Yo tampoco lo sabía, pero lo descubrí en una charla TEDx que vi recientemente. El ponente, un padre, esposo y corredor (en ese orden), nos contó cómo ha logrado combinar estas tres facetas de su vida de manera admirable.

Voy a intentar res

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo algo que acabo de descubrir y que me ha dejado completamente impresionado. Acabo de ver un video de una charla Tedx sobre ultramaratones y la pasión por correr en la montaña, y déjame decirte que es absolutamente fascinante.

Ultramaratones: Más allá de los límites

El autor de esta charla se llama Sebastián Lucero, un hombre apasionado por el ultra trail, pero sobre todas las cosas, apasionado por vivir la vida al máximo. Nos cuenta que existen carreras llamadas ultramaratones, en las cuales los competidores van mucho más allá de los tradicionales 42 kilómetros de una maratón convencional. Estas carreras pueden llegar a tener distancias como 70, 80, 100 e incluso más kilómetros.

Pero lo más sorprendente no es solo la distancia recorrida, sino el lugar donde se llevan a cabo estas carreras: ¡la montaña! Sí, señores y señoras, estas carreras implican saltar piedras, cruzar ríos y subir y bajar colinas empinadas. Son conocidas como carreras de ultra trail.

¿Por qué corren?

Ahora te preguntarás ¿por qué alguien haría esto? ¿Qué lleva a estas personas a correr arriba de una montaña en condiciones extremas? Sebastián nos dice que en un principio muchos buscan simplemente el desafío en sí mismo. Pero a medida que se convierte en un hábito, surge otra necesidad: la conexión con nuestra esencia básica.

Leer también:  El poder transformador de tus pensamientos

Correr nos conecta con un instinto primitivo, nos lleva de vuelta a nuestros antepasados cazadores y migrantes. Nuestro cuerpo humano está diseñado para correr, somos corredores naturales. En los primeros pasos por la sabana, corríamos para sobrevivir, para cazar y alimentarnos. Teníamos que perseguir a nuestras presas hasta que se agotaran y caigan extenuadas.

Si bien hoy en día no tenemos que correr tras antílopes o leones para cenar o evitar ser devorados, esta actividad sigue siendo una conexión profunda con nuestra esencia más primordial. Correr nos permite sentir nuestro corazón bombeando sangre por nuestras venas, abrir nuestros sentidos y experimentar el mundo en su máxima expresión.

La pasión como motor de vida

Sebastián también comparte algo muy poderoso: la importancia de vivir con pasión. En esta sociedad moderna en la que vivimos, muchas veces nos falta ese desafío emocionante que nos haga sentir vivos. Nos conformamos con lo básico y dejamos de lado nuestras verdaderas pasiones.

Pero cuando descubrimos nuestra verdadera pasión y decidimos seguirla sin miedo ni preocupaciones por el qué dirán, todo cambia. La vida se convierte en un combo de bueno y malo, lindo y feo; pero eso no importa si estamos dispuestos a tomar cada experiencia como única e intensa.

Viviendo al máximo

A lo largo del video, Sebastián nos lleva por un viaje emocional en el que nos habla de las diferentes etapas que ha experimentado como corredor de ultra trail. Desde la emoción y la euforia, hasta momentos de duda y abatimiento. Pero en cada uno de esos momentos, él encuentra una conexión profunda con su pasión y se da cuenta de que eso es lo que realmente importa.

Leer también:  Descubriendo el verdadero sentido de la vida - La inspiradora historia de Harold

Correr se convierte en una metáfora resumida de la vida misma. Nos enseña a enfrentar los desafíos con claridad, a no dejarnos llevar por las distracciones del día a día y a vivir cada momento intensamente.

En conclusión, esta charla me ha dejado con una gran lección: debemos buscar nuestra verdadera pasión y seguirla sin miedo ni preocupaciones por el qué dirán. La vida es demasiado corta para conformarnos con lo básico, debemos vivirla al máximo.

No importa en qué punto del camino nos encontremos hoy, siempre es posible cambiar y seguir hacia donde queremos ir. El tiempo no vuelve atrás, así que aprovechemos cada instante para respirar, mirar, escuchar y sentir de verdad. Abrazar, reír y jugar son momentos sublimes en los cuales somos uno con el mundo.

Así que te animo a levantarte ahora mismo y correr hacia tus sueños. Recuerda que el paraíso no es un lugar físico, sino un estado mental donde encontramos felicidad plena. No hay nada más gratificante que vivir tu pasión y contagiar esa energía a los demás.

¡Así que adelante, busca tu pasión y vive al máximo!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.