Viviendo con VIH: Una historia de resiliencia y aprendizaje

¿Sabías que Lucas Gutiérrez, ese argentino simpático y enérgico, ha dado una charla en TEDx? Yo la he visto y quiero contarte lo que he aprendido!

Lucas es un comunicador y periodista que se dedica a temas relacionados con la comunidad LGBTI+ y el VIH. Es un verdadero artista en todos los sentidos, también es performer, activista y poeta.

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo algo que acabo de ver en un video de una charla TEDx. Se trata de una persona llamada Lucas Gutiérrez, quien ha vivido con el VIH y ha decidido romper el silencio y la ignorancia que rodea a esta enfermedad.

Viviendo en soledad

Lucas comienza su charla hablando sobre cómo se sintió cuando fue diagnosticado con VIH. A pesar de que en Argentina había 129 mil personas viviendo con esta enfermedad, él se sentía solo porque nadie hablaba del tema y no conocía a nadie cercano que también fuera VIH positivo.

Sin embargo, decidió hacer algo al respecto. Publicó en sus redes sociales que era VIH positivo, no como un acto activista, sino para evitar esa sensación de soledad. Pero lo que sucedió después fue sorprendente.

La importancia de la información

Cuando Lucas compartió su condición, las reacciones fueron variadas. Algunas personas le preguntaban cuándo iba a morir o le decían cosas ofensivas relacionadas con estereotipos negativos sobre el VIH. Pero también recibió mensajes de mucha gente contándole que ellos o sus seres queridos también eran VIH positivos.

Leer también:  Empoderamiento femenino: desafíos y logros en la música

Esto llevó a Lucas a cuestionarse si el VIH estaba asociado únicamente con los hombres homosexuales o si las personas infectadas en los años 80 aún podían estar vivas. Y es así como se dio cuenta de la confusión generalizada sobre este tema.

Lucas se preguntó si los periodistas, los medios de comunicación y la sociedad en general le habían mentido. Tenía tanto miedo cuando fue diagnosticado que no pudo compartirlo con su familia, incluso su mamá se enteró a través del diariero del barrio.

Este miedo e inseguridad también se reflejaba en otros lugares del mundo. Por ejemplo, en Honduras, tres personas se infectan con VIH cada día y aproximadamente 36 mil personas fueron diagnosticadas desde el primer paciente hasta el 2017.

No estamos solos

Ante esta situación, Lucas decidió que no quería estar solo y que iba a intentar que nadie más lo estuviera. Así nació la idea de crear camisetas con sus amigos que decían “Tengo VIH” y salir a dar besos y abrazos gratis por las calles.

Uno de los momentos más lindos de esta experiencia fue cuando viajaron en transporte público durante la hora pico. A pesar de estar lleno de gente, todos amablemente se alejaban para dejarlos pasar. Fue una muestra de empatía y solidaridad que les hizo muy bien.

Pero también hubo quienes les dieron la espalda, quienes venían con prejuicios hacia el VIH. Lucas cuenta cómo mucha gente les decía cosas como “hay pibes ahí”, creyendo erróneamente que un abrazo o un beso podría transmitir el virus.

La importancia de la educación sexual integral

Aquí es donde Lucas destaca la importancia de la educación sexual integral en los colegios. Imagina cómo hubiera sido esa tarde si las personas supieran que alguien con VIH está en tratamiento antirretroviral y que tomando la medicación adecuada no transmite el virus, ni siquiera a través de un beso o un abrazo.

Leer también:  Reclaiming Identity: Unveiling the Struggles for Human Rights and Truth

El poder de la información es enorme. Lucas y sus amigos decidieron tomar acción y crear un cómic llamado “Dicho Show” donde explican cómo es su vida viviendo con VIH. Esto les dio la oportunidad de hablar sobre el tema, romper el silencio y compartir información importante.

No solo una enfermedad

Lucas también reflexiona sobre cómo muchas veces las campañas de concientización se centran únicamente en advertir a las personas negativas sobre cuidarse, pero no se habla lo suficiente a las personas VIH positivas. No se les cuenta que también pueden vivir plenamente, tener sexo, trabajar y existir como cualquier otra persona.

Pero Lucas tiene miedo no solo del virus sino también de los gobiernos que abandonan a quienes viven con VIH y de una sociedad que les da la espalda. Y aún más miedo le tiene a los guionistas, ya que en series y películas los personajes con VIH rara vez sobreviven.

Viviendo con empatía

Con toda esta información en mente, Lucas hace un llamado para vivir con empatía hacia quienes viven con VIH. Les pide a todos que tengan “VIH” al momento de votar, marchar o elegir representantes políticos. Nos recuerda que aproximadamente 37 millones de personas viven con este virus en el mundo, y es probable que hayamos tenido contacto con ellos sin saberlo.

Lucas también habla sobre la importancia de exigir a los gobiernos y a la sociedad en general. No solo se trata de vivir con VIH, sino de vivir con fuerza, orgullo y celebración. Pero sobre todo, nos pide que lleguemos vivos a la cura del VIH.

La charla de Lucas Gutierrez nos invita a romper el silencio y la ignorancia que rodea al VIH. Nos muestra cómo el poder de la información puede cambiar vidas y generar empatía hacia quienes viven con esta enfermedad. Nos recuerda que todos podemos ser parte del cambio, exigiendo educación sexual integral, apoyando a las personas VIH positivas y luchando por una sociedad más inclusiva.

Leer también:  Descubre la alegría de ser dominicanos

Así que te invito a tomar acción, informarte sobre el VIH y vivir con empatía. Recuerda que juntos podemos curar no solo el virus, sino también la desidia, la falta de empatía y la violencia. Yo soy Lucas Gutiérrez y tengo VIH. ¿Y tú?

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.