Vivir y morir con AMOR: Aprende de un experto en cuidados paliativos

Descubre cómo vivir intensamente y enfrentar la muerte con amor en esta impactante charla TED de José Luis Domínguez.

Hoy quiero compartir contigo una charla TEDx muy interesante que vi recientemente. El autor de la charla se llama José Luis Domínguez y nos trae dos noticias: una buena y otra menos buena. Pero antes de entrar en detalles, déjame decirte que esta charla me hizo reflexionar sobre un tema que solemos evitar o ignorar en nuestra sociedad: la muerte.

La mala noticia

Comencemos con la noticia menos buena: todos vamos a morir. Sí, así es, tú, yo y todos los demás. La muerte es algo tan natural como inevitable. Desde el momento en que nacemos, estamos destinados a morir. Y aunque pueda parecer angustiante hablar de ella, es importante abordar este tema para poder vivir plenamente.

La buena noticia

Pero aquí viene la buena noticia: los otros días no son iguales al último día de nuestras vidas. Es decir, podemos vivir cada día con plenitud y amor hasta el final. El autor menciona a Snoopy y Charlie Brown como ejemplos de personajes que nos ayudan a reflexionar sobre esta realidad.

En nuestra sociedad actual parece que estamos completamente alejados de la muerte. Hablar de ella nos provoca angustia e incomodidad. Pero debemos aceptar que la muerte forma parte intrínseca de la vida misma.

Vivir con conciencia

Cuando conocí a Antonio Antón, él ya tenía 92 años y estaba esperando tranquilamente su último viaje en compañía de su familia. Antonia tenía una sonrisa bondadosa, una mente clara y sentía que había tenido una vida plena. Ella nos enseñó que cuando hemos vivido de manera plena y estamos listos para cerrar el círculo de nuestra vida, podemos enfrentar la muerte con calma y serenidad.

Leer también:  Desmontando el mito de la culpabilidad femenina

Es fundamental tomar conciencia de que la vida es finita. Pero hacerlo con naturalidad nos ayuda a valorar cada momento que vivimos día a día. Aceptar que algún día moriremos le da un verdadero sentido a nuestra existencia.

Vivir con amor

El autor nos invita a reflexionar sobre cómo vivimos nuestras vidas. Si morimos como vivimos, ¿por qué no vivir con amor? Amar y ser amado, cuidar y ser cuidado son aspectos fundamentales en nuestro viaje vital.

El cuidado es una palabra hermosa en nuestro diccionario. Viene del latín “cogitatio”, que significa pensamiento. Cuando cuidamos a alguien, lo tenemos presente en nuestros pensamientos. Y durante el final de la vida, el amor se manifiesta en forma de compasión.

La compasión como respuesta

Joan Hunt fue una mujer inglesa que decidió fundar la Fundación Cudeca después de perder a su esposo Fred por enfermedad terminal. Esta fundación se encarga desde hace 26 años de brindar cuidados paliativos a personas en situaciones similares.

Durante mis 14 años trabajando en cuidados paliativos, he presenciado muchas historias donde el amor fluye en todas direcciones. Personas como Juan esperan a que su hija le presente a su primer nieto antes de partir. O como Alberto, un aficionado al fútbol, cuyo último deseo fue recibir una bufanda del Atlético de Madrid.

No confundas la compasión con pena o lástima. La compasión es acoger el sufrimiento del otro y tratar de aliviarlo. Y existen comunidades compasivas en las que podemos participar para ayudar a aquellos que sufren y no tienen los recursos suficientes.

Invitación final

Quiero invitarte a no esperar a que salte el clic en tu vida. No esperes una situación extrema para activar la compasión y vivir plenamente cada día. La vida es un regalo que merece ser disfrutado y valorado.

Leer también:  El empoderamiento de las mujeres en la industria creativa: heroínas de los videojuegos

Vive con amor, cuida y sé cuidado. Acepta la finitud de la vida como una oportunidad para darle sentido a cada momento. Así podrás enfrentar el final con menos angustia y más gratitud por haber vivido plenamente.

La muerte es inevitable, pero eso no significa que debamos temerla o evitar hablar de ella. Vivir plenamente implica aceptar nuestra finitud y abordarla con calma cuando llegue el momento.

Vivir con amor nos permite encontrar significado en nuestra existencia y experimentar momentos emocionantes y gratificantes. La compasión hacia los demás nos ayuda a aliviar sufrimientos y crear comunidades solidarias.

No esperemos situaciones extremas para activar la compasión y vivir plenamente. Aceptemos la finitud de la vida como una oportunidad para amar, cuidar y ser cuidados. Así podremos enfrentar el final con menos angustia y más gratitud por haber vivido intensamente.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.